2016, el año de la S

Estamos comenzando el tercer trimestre del año y podría ya catalogarlo como “el año de las eses”. No solo porque este año fue lanzado el iPhone 6s (y en unas semanas se anunciará el posible 7), sino porque también la misma empresa lanzó el SE (Special edition), Xbox One añadió esta letra a su consola para hacerla más bonita y estilizada, y por supuesto pequeña. Y Playstation acaba de anunciar su modelo Slim de la PlayStation 4. En definitiva, parece que la opción de diseño de este año está siendo añadir eses en cualquier lado.

El 2017 será el año del Pro, por varias razones: Apple quiere unificar sus gamas de productos y también sus apellidos, por lo que el siguiente iPhone seguramente lleve la etiqueta Pro, en lugar de Plus, o complementando a este, también se actualizarán los Macbook Pro y saldrán versiones Pro de las consolas actuales. Xbox lanzará ese Project Scorpio que bien sabemos que no tendrá ese nombre, sino que será rebautizada. Y Sony hará lo propio con PS4 Neo, porque dudo mucho que ese sea el apellido definitivo para la videoconsola, y creo que podría ir por la nomenclatura de Pro. Al fin y al cabo, será una consola para jugar de una forma más avanzada (con 4K y realidad virtual).

Sin embargo, la S cada empresa la entiende a su modo. Mientras que para Apple y Microsoft es un paso hacía adelante tanto en diseño como funcionalidades, y es una forma nueva de llamarlo como modelo superior de un diseño inicial, Sony prefiere ir hacia la reducción de precio, prestaciones y calidad de los componentes.
La nueva PlayStation 4 Slim o PS4S, saldrá por un precio inferior del precio de salida de la original, y pierde algunos aspectos premium de la consola, como ese Led que indica el estado de la consola y que a veces parece una especie de ente vivo que respira y duerme. O el acabado satinado en combinación con el plástico rugoso dando dos texturas que reflejan de forma separada la luz.

El nuevo modelo de PlayStation 4 no es el mejor diseño que ha pensado Sony para su consola, posiblemente realizado con prisas por querer competir con una Xbox One S que nadie tenía en el radar hasta que fue filtrada dos días antes de su presentación.

De cualquier manera, el sector de los videojuegos, y más en concreto, los fabricantes de videoconsolas están teniendo que hacer sus cálculos para ver cómo crear ciclos de vida de las consolas más cortos, partiendo de dispositivos intergeneracionales que viven más de los planes de marketing de los smartphones que del sector del videojuego.

Así, tanto Microsoft como Sony tendrían dos consolas conviviendo de forma simultánea, incluso compartiendo el mismo hardware. Ya no existirá la brecha que dividía a esa PS3 de PS4 o Xbox 360 de la One, sino que todos los juegos que salgan a partir de ahora podrán jugarse en cualquier dispositivo a partir de la octava generación de consolas, porque parece, que se rompe con el habitual ciclo de vida de los productos, se reduce, y también se convierte en S (small).

Estoy emocionado por ver todo aquello que nos tienen preparado, y los cambios en los modelos de negocio de la principal industria del entretenimiento. ¡Qué buena época para estar vivo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.