#54 – Mis trucos para viajar con tecnología en el avión

2018 fue uno de los años en los que más vuelos me tocó coger y más controles de seguridad pasar. Por eso en este episodio he querido contarte esos trucos que hacen que los controles sean más ligeros o al menos que se vivan de una forma menos agresiva.

Grabé este episodio antes de salir corriendo al aeropuerto JFK para coger un vuelo que me llevara unos días a Madrid. Durante estos últimos dos años he refinado los dispositivos con los que viajo, llevando únicamente lo imprescindible (eso es algo que me repito una y otra vez) y dejando las cosas que no voy a usar en casa.
De ese modo he conseguido que las filas durante los controles de seguridad sean más llevaderas sin tener que ocupar cajas y cajas llenándolas de cables, tablets y teléfonos varios.

Todo comienza antes de salir de casa, cuando estás metiendo las cosas en la mochila y en la maleta de mano. Mi regla de oro es que si voy a estar menos de 5 días fuera de casa entonces no facturo ninguna maleta grande y llevo todo conmigo durante el vuelo.
Mi segunda regla de oro es que toda la tecnología más cara y poco voluminosa como el portátil, el iPad, el teléfono o la Nintendo Switch van siempre en mi mochila junto con los auriculares con cancelación de sonido.

En la maleta de mano además incluyo las cámaras que me servirán para documentar el viaje, los objetivos y la ropa para esos días.
Un truco para la ropa es que lleves mucha ropa del mismo color. Por ejemplo, a mi me encanta el color negro para la ropa, entonces todas las camisetas que meto son negras, ropa interior negra, calcetines negros y así. El motivo es porque te cuesta mucho menos pensar en cómo combinar las cosas y sobre todo que si tienes que hacer una colada, no mezclas ropa de color y ropa blanca en la misma lavadora.

Cuando estes metiendo la ropa en la maleta, dóblala bien y las camisetas dóblalas como si fueran un pergamino o un rollito para que ocupen menos y las puedas poner verticales. Me gusta que toda la ropa que llevo en la maleta sea muy accesible y que funcione como si fuera mi armario temporal durante mi estancia en el destino al que me toque ir. Haz lo mismo con los pantalones, calzoncillos y calcetines. Si todo está a la vista es más fácil para ti elegir lo que te vas a poner, y más fácil para el policía cuando vaya a inspeccionar tu maleta.

Uno de las anécdotas más divertidas fue en Atlanta cuando un policía quiso abrir mi maleta y encontró toda la ropa ordenada de ese modo, con los calcetines colocados y con todo rápido de ver de un vistazo. Me dijo: ojalá todas las maletas que inspeccionamos fueran así como esta. Creo que estuvo menos de un minuto revisándola, y pude continuar con mi viaje.

Otra de mis reglas de oro a la hora de hacer la maleta cuando viajo es llevarme una regleta universal. De hecho, siempre dejo una regleta metida dentro de la maleta porque me parece que es un cacharro tan necesario como fácil de olvidar en casa. Muchos hoteles a los que viajo no tienen previsto que vaya a necesitar cargar 5 o 6 dispositivos al mismo tiempo durante la noche, y solo dejan un enchufe libre pensando que la gente “normal” solo tiene que cargar el móvil.
Una regleta con varios enchufes y salidas de puertos USB pueden marcar la diferencia del día siguiente cuando vayas a coger alguno de tus dispositivos y te des cuenta de que no está cargado porque no tenías espacio en los enchufes del hotel.

En la maleta de mano intento no llevar nunca cosas que sean demasiado caras o que en el caso de que me obliguen a facturarla vaya a echar de menos. Por eso, aunque dejo la cámara y los objetivos en la maleta, siempre tengo un hueco en la mochila por si tuviera que cambiarlas de sitio antes de acceder al avión.

La mochila lo mejor es que viajes únicamente con lo imprescindible o con aquellas cosas que sean más caras. Además de mis “cositas tech” siempre llevo un pequeño neceser con un cepillo de dientes y pasta de dientes de viaje para intentar ser humano durante el vuelo.
Pero lo más imprescindible que puedes meter en tu mochila para amenizar el vuelo son unos auriculares con cancelación de sonido activa. El sonido de las turbinas del avión durante más de 5 horas vuelve loco incluso al más cuerdo.

En definitiva, cuando vayas a hacer la maleta piensa bien en el tiempo que vas a estar en el lugar de destino, y sobre todo, que cuantas menos cosas te lleves, más sencillo será pasar todos los controles de seguridad y menos probable será que pierdas las cosas.

Foto de portada de Philipp Dubach 

1 comment
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.