El salto que necesitaba el Apple Watch lo hace con el Series 3

Han pasado 3 años desde que Apple lanzó su primer Apple Watch, hasta que se ha convertido en el reloj más vendido del mundo, por delante incluso de Rolex, y 3 años en tecnología significa muchísimo.

He pasado de usar el primer modelo que sacaron a este, y puedo decirte que la diferencia es bestial. Al principio me costó incorporar el Apple Watch en mi día a día, y lo veía más bien como un complemento al teléfono para hacer cosas muy puntuales. El objetivo de Apple cuando lo lanzó en su día era que miráramos menos el teléfono, y que la mayoría de las notificaciones pudiéramos gestionarlas en el reloj. Y justo para eso, era perfecto.

Sin embargo, seguía dependiendo mucho del iPhone y las apps no tenían demasiado sentido ya que tardaban una eternidad en cargarse.

Siempre vi esa primera versión del reloj como una especie de beta, como el inicio de lo que más adelante sería este, el Apple Watch Series 3.

Por fuera nada ha cambiado, sigue siendo de aluminio resistente a golpes, con un cristal también muy resistente (lo uso en mi día a día y jamás se me ha rallado), y con una pantalla OLED muy brillante que es perfecta para usarla a plena luz solar. La Corona digital sirve para moverte por el reloj de forma vertical y el botón lanza el Dock con las apps más usadas. También lo puedes sumergir, algo que ya vimos en el Series 2. Se carga por inducción y las correas puedes usar incluso las del primer reloj. Es decir, por fuera nada, o prácticamente nada ha cambiado. Pero por dentro…por dentro ya es otra historia.

Han mejorado su procesador haciéndolo un 70% más rápido que el anterior Series 2, e infinitamente más potente que el que primer modelo que yo tenía. Esto se traduce en algo muy sencillo: el tiempo que tardas en cargar las apps. Antes dije que no tenía mucho sentido las apps en el reloj porque cuando querías abrir una, era más sencillo buscar el iPhone, desbloquearlo y buscar esa app que hacerlo con el reloj. Pero esto ya no es así. Las apps desarrolladas por Apple como el calendario, el email, tiempo, etc. se abren al instante; y las otras apps que veo sentido tener como Evernote, AutoSleep, Uber u OmniFocus…también. Todo es rápido y super fluido en esta nueva versión del Apple Watch.

En algunos países como Estados Unidos o Inglaterra además han sacado una versión con LTE, es decir, que te permite dejar tu iPhone en casa e ir al gimnasio solo con tu Apple Watch porque podrás hacer y recibir llamadas, enviar mensajes, etc. Sin embargo, en España y en la mayoría de países no han sacado aún esta versión.

Si algo destaca del Apple Watch son dos cosas: la primera es la app de actividad que han mejorado muchísimo añadiendo nuevos ejercicios y nuevas funcionalidades. Uso esta app a diario, y sinceramente, me pica bastante para intentar lograr cerrar los anillos del Apple Watch…debo reconocer que no siempre lo consigo. Quizás me he puesto un objetivo un poco alto haha

Antes de tener un Apple Watch usaba una pulsera de Jawbone para controlar las calorías que hacía en los entrenamientos. Sin embargo me parece mucho más natural una app como esta en el propio reloj, que además usa los sensores traseros para medir mi frecuencia cardiaca de una forma muy precisa.

La segunda cosa que más me gusta del Apple Watch es Siri. Si veo un sitio natural para Siri, es en la muñeca. El asistente personal de Apple se encuentra actualmente en todos los dispositivos que hace la compañía, desde los AirPods hasta el Apple TV, y cada año van mejorando la inteligencia artificial de este asistente para que haga más cosas. Ha quedado muy lejos esa Siri del iPhone 4s que servía para preguntar cosas básicas como el tiempo, ahora es más un pequeño gestor que nos lee los emails, responde mensajes, o apunta citas en el calendario. Al no tener un teclado completo en el Apple Watch por razones obvias de espacio, poder apuntar una cita en el calendario diciéndoselo a Siri me parece fundamental.

Poco a poco vas pidiendo más cosas a Siri. Una cosa nueva del Apple Watch 3, es que Siri ahora habla. Antes cuando le preguntabas algo, la respuesta aparecía en la pantalla, pero ahora te lo dice con voz tal y como sucede con el iPhone o el iPad.

Ahora mismo no lo veo super útil, y un factor que diga a una persona con un Apple Watch 2 pasarse a un 3. Pero siempre viene bien este tipo de mejoras.

Otra cosa es el tema de la frecuencia cardiaca. Esto es un pulsómetro, y además muy preciso. No solo nos mide las pulsaciones cuando estamos haciendo ejercicio, sino que también lo hace cuando estamos en reposo. Toco madera y espero no necesitarlo nunca, pero el Apple Watch dibuja en el gráfico de Salud una retrospectiva de nuestras pulsaciones y nos avisa por ejemplo si aumentamos de pulsaciones y no estamos haciendo actividad física.

Una cosa que siempre me había quejado del Apple Watch era de su batería. “Me encantaría que la batería del reloj durara más para poder controlar también así el sueño”. Pues bien, lo hace.

Según Apple, la batería del reloj dura 16 horas. Según lo que he visto de estas dos semanas de pruebas es que dura dos días y si me apuras, tres. Completos. Sin cargarlo. Una pasada. Así sí que puedo irme a dormir con el reloj puesto y con la App de AutoSleep que registre mi sueño y que así al día siguiente sepa cuanto he dormido y cómo he dormido.

Sí, se que puede resultar un poco raro eso, pero me gusta tenerlo regsitrado.

Bien, el nuevo reloj dura más, bastante más. No sé porqué han dicho que dura 16 horas, ni idea. Pero a mi me dura casi 3 días. Incluso haciendo deporte. Además, se carga muy rápido, y me he acostumbrado a cargarlo cuando me voy a meter en la ducha por las mañanas y con esos pequeños momentos, el reloj se carga lo suficiente como para registrar todo el día.

El sistema operativo del reloj es WatchOS 4. A mi personalmente me encanta cómo muestra las notificaciones, las apps en esa especie de panel.

Mis usos del Apple Watch son principalmente el registro de mi actividad, el sueño, y sobre todo para gestionar cosas relacionadas con el tiempo. Desde alarmas, cronómetros, calendarios, si hará calor o no mañana. Y también las notificaciones. Las notificaciones de mis amigos más cercanos, o de mi familia llegan directamente al reloj.

Muchas veces estás en una cena o una reunión, te llega una notificación y en vez de sacar el teléfono y verlo (que me parece muy feo) echas un ojo rápido al reloj y listo. No tienes que hacer más.

En definitiva, para mi el Apple Watch sí tiene mucho sentido, me encanta. Lo he incorporado a mi día a día de una forma super natural. Ya estaba contento con el anterior modelo que tenía, a pesar de esas pequeñas cosas como la batería o el procesador. Pero todo esto ya lo han mejorado en esta nueva versión y para mi ha sido un salto bestial.

Ahora, para todos los que tenían el Apple Watch Series 2 seguramente no merezca la pena actualizar. No creo que este sea un producto que haya que actualizar frecuentemente, sinceramente. Pero de un primer modelo a este, el salto lo veo más que recomendado, una necesidad.

3 comments
  1. este espacio nuevo que HaS hecho, aparte de tus podcast, tu canal de youtube, se ve reflejado en todo el empeño, esfuerzo y ganas Para que esto siga, y asi compArtir con nosotros una pequeña cosa que nos une, que es el gusto por lo teC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.