iPhone 6s | Análisis (¡un año usándolo a diario!)

Un año más tenemos el iPhone 6s y el iPhone 6s Plus, los modelos que se lanzaron a finales de 2015 y que ya cuentan con la versión beta de iOS 10.
Hay tres teléfonos que cada año marcan la tendencia del sector: uno es el Nexus, otro es el Samsung Galaxy y el iPhone.
Ya hace tiempo que salió este teléfono al mercado, por eso no quiero hablarte de especificaciones muy técnicas ni nada de eso, sino de mi experiencia con el teléfono.

Mi anterior iPhone fue el 6 Plus y el anterior fue el 4S por lo que aumenté más de 2 pulgadas de diagonal, y eso lo noté, muchísimo. El teléfono casi no me cabía en la mano y frecuentemente se me resbalaba. Menos mal que lo tenía siempre con carcasa protectora.
Por eso, este año decidí comprarme el modelo más pequeño, el 6s de 64Gb.
Elegí esa capacidad porque 128Gb me parece muy caro y con 16Gb y la característica de las Live Photos que luego comentaré, me pareció muy pequeño.

Los que me conocéis bien, sabéis que la extensión de mi mano es mi teléfono y por eso, no me duele tanto gastar esa cantidad de dinero en él. Pero entiendo que haya muchas personas que lo vean innecesario y más ahora que Android supera la interfaz de iOS en muchas cosas. Sin embargo, no quiero ir por ahí. No quiero hacer un vídeo enfrentando ambos sistemas porque los dos tienen cosas buenas y malas. Lo ideal es detectar cual se adapta a lo que necesitas.

El iPhone 6s cuenta con una cámara de 12 Mpx que hace unas fotos realmente increíbles para un teléfono móvil, aunque eso sí, esto mismo puede decir el Galaxy S7 o el reciente Note 7.
El procesamiento de imagen mola y además el tema de las live phtos, una especie de gif que graba unos instantes antes y unos después de haber hecho la foto es una verdadera locura. Eso sí, las fotos pesan más que antes.

La cámara delantera, la de los selfies también la han mejorado respecto a la del anterior iPhone con 8 Mpx y una flash que consiste en encender la pantalla. La verdad es que quedan muy bien las fotos así.

Pero más allá que la mejora en las dos cámaras respecto a la versión del año anterior.

También nos encontramos con una pantalla con 3D Touch. Esto es que si aprietas un poco más fuerte la pantalla, detecta la presión y lanza menús conceptuales. Esta característica no era demasiado usada en iOS 9, sin embargo en iOS 10 parece algo muy natural esto de apretar para interactuar con la información, ya sea con las tarjetas del centro de notificaciones o con las propias apps.
Pero no, los juegos no lo implementan. Al menos por ahora.

Mejor cámara, una pantalla con una funcionalidad que roza la anécdota, también nos encontramos con un procesador nuevo y 2Gb de RAM. Por fin hereda de su hermano mayor, el iPad Air 2 esa RAM que ayuda en la fluidez de los juegos y en tener varias ventanas abiertas al mismo tiempo.

El cuerpo es de aluminio 7000, el mismo tipo con el que construyen algunas partes de avión, así que olvidaos de los bendgate que tuvo el anterior iPhone 6 Plus.

El touch ID ahora es más rápido que antes, y permite desbloquear el teléfono casi en un pestañeo. Eso mola, y está bien que lo vayan implementando, aunque el nuevo OnePlus 3 también se desbloquea con la huella a una velocidad pasmosa y cuesta más de la mitad que este teléfono.

Respecto a la batería, son unos 1700 mAh los que monta el teléfono. Insuficientes a mi parecer para lograr un día completo de uso, y hace que algunas tardes tenga que cargarlo porque ya está tiritando.

Respecto a iOS, nos encontramos con un sistema operativo muy sólido, con muchísimas buenas aplicaciones, y con un ecosistema que funciona a la perfección entre sí. Sin embargo, esta perfección hace que cada paso que da le cueste un mundo y por eso tengo la sensación de que se está empezando a quedar atrás respecto a otros terminales del mercado.

En definitiva, Apple ha creado un producto excelente, un teléfono que usamos para hacer la compra, encender y apagar las luces de casa, y también para jugar a Pokemon Go.
Tengo ganas de ver qué será ese nuevo iPhone que están cocinando y del cual ya se han filtrado muchas cosas. Sin duda, las cosas que hacen, las hacen bien pero a un precio algo excesivo. Sin embargo me falta ese toque de originalidad y de innovación que hizo que me enamorara del iPhone 3GS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.