Mis 5 gadgets indispensables (Ed.2017)

No es fácil siendo una persona que siente pasión por la tecnología elegir únicamente 5 gadgets, cinco innovaciones que suponen un cambio en mi día a día y que los uso siempre. Como usuario del ecosistema de Apple (iOS/Mac OS), la gran mayoría de mis artilugios techie serán de la casa de la manzana mordida.

iPhone 7 Plus (RED)

Crecí en la era del SMS, cuando debíamos contar los caracteres para no pasarnos de más y pagar por dos mensajes cuando únicamente queríamos enviar solo uno. Por eso, cuando la popularidad de Blackberry estalló entre los adolescentes con su modelo 8520 y su Blackberry Messenger hizo que todos quisiéramos una. Ese modelo basto, de plástico me duró más bien poco y lo cambie por una Blackberry Bold con 3G. Para mi eso ya era todo un salto, sin embargo, no podía dejar de mirar ese iPhone con la trasera de cristal, los bordes de metal, tan estilizado y futurista.

En cuanto pude (económicamente hablando) di el salto y me hice con un 4S de 16Gb. Éste ha sido y será mi móvil favorito, primero porque para mi supuso un cambio increíble a la hora de acercarme a un dispositivo móvil: tenía una cámara con la que hacer fotos que sustituyó a mi Canon 750D, tenía una grabadora de audio, un iPod, una videoconsola a la que jugar al Rayman Run y además enviaba mensajes con WhatsApp y podía meterme en Facebook.

Poco a poco este teléfono ha dejado de ser solo un teléfono y se ha convertido en una pantalla que acerca la comunicación, en cualquiera de sus formas, y hace que cada vez más apps abran nuevos horizontes a este dispositivo.

El iPhone es el gadget que de teléfono solo le queda el nombre.

iPad Pro con Smart Keyboard y Apple Pencil

Aún recuerdo cuando Steve presentó el iPad, los más críticos con Apple dijeron que aquello era un iPhone estirado y sin la posibilidad de hacer llamadas. Y aunque defendí el iPad a capa y espada, había cosas en las que estos críticos tenían razón: lleva un sistema operativo de móvil.

iOS ha evolucionado muchísimo desde entonces, pero no ha sido hasta iOS11 cuando el iPad ha empezado a alejarse cada vez más de ese “iPhone estirado” a un sustituto de un MacBook. Ya no solo porque el nuevo iPad Pro es más potente que muchos MacBook Pro de hace un par de años, sino porque su interfaz táctil, la posibilidad de escribir en la pantalla como si fuera una tableta gráfica gracias al Apple Pencil o su nuevo teclado han hecho que esta tableta tenga su propia identidad.

iOS 11 ha añadido dos de los cambios que más habían solicitado la comunidad de usuarios de iPad: un dock mejorado y la posibilidad de una multitarea real. Lo hemos pedido. Lo tenemos.

Uso el iPad Pro por encima del iPhone cuando estoy en casa porque hace todo lo que hace éste (excepto llamar, sí, pero resulta que yo no llamo y cuando lo hago uso FaceTime), pero con una pantalla más grande y mejor.

Por las mañanas, empleo la app de OmniFocus y el calendario para organizarme el día, leo las noticias en el iPad, leo algunos artículos en Medium, respondo a los emails que me interesan con el Smart Keyboard, y miro las estadísticas de YouTube con Studio (la versión de escritorio es mil veces mejor, y aquí los de Google deberían mejorar esto).

Lo único que no puedo hacer con el iPad es editar vídeos de forma fluida con Final Cut Pro, porque no tiene éste programa. Pero si lo tuyo es iMovie, un iPad puede perfectamente hacerlo tal y como mostré en este vídeo.

Apple Watch Serie 1

Mi Apple Watch me acompaña desde el primer día que se puso a la venta y desde entonces solo me lo he dejado en la mesilla de noche 5 veces y fueron por que corría peligro por las actividades de esos días: tirarse por una cascada con un Apple Watch es arriesgado.

Al principio me pareció más como un gadget de moda, ese complemento al que le puedes combinar correas y que al susurrarle cosas como “avísame dentro de media hora”. Pero poco a poco, y con algo de esfuerzo por mi parte, se ha convertido en un grandísimo gestor de notificaciones. A diferencia del iPhone que es un dispositivo que hace de todo y que quizás la característica menos importante sea el teléfono, el Apple Watch es un reloj y además, le gusta ser un reloj. Desde crear un reloj de cuenta atrás para preparar la pasta o dormir la siesta, un cronómetro, mirar el calendario, etc. Lo uso para gestionar todo lo que tenga que ver con el tiempo. Incluidas las notificaciones de OmniFocus.

Y sí, además es bonito.

Nintendo Switch

Adoro los videojuegos. Es mi forma de entretenimiento favorita. Creo que los videojuegos son una forma de arte, y no una cualquiera, si escarbas un poco te encuentras con obras de artes interactivas tan increíbles como FEZ (2012), Ni no Kuni (2010), The Last Guardian (2016), The Legend of Zelda Breath of the Wild (2017). Los videojuegos tienen el poder de transportarnos a sitios que de otro momento jamás hubieran podido existir, pensar y resolver puzzles complicados, o simplemente disfrutar por disfrutar.

Tengo todas las videoconsolas de la actual generación (Xbox One, PlayStation 4, PlayStation Vita, 3DS, Wii U? y Nintendo Switch) y de lejos mi favorita es la máquina híbrida de Nintendo por una sencilla razón: puedo jugar a juegos de una calidad espectacular donde quiera que esté, compartir estos juegos con la otra persona que esté a mi lado de una forma tan sencilla como darle uno de los mandos, y jugar online en cualquier lugar.

Nintendo Switch a penas tiene unos meses de vida y se ha convertido en ese gadget imprescindible que acompaña mis viajes en Metro o esos tiempos muertos que tienes en casa cuando esperas a que otro salga del baño. No te da pereza jugar a Nintendo Switch porque únicamente hay que pulsar el botón de encendido y ya está todo ahí para que continues la partida en el punto exacto donde la habías dejado. No hay que estar buscando ese momento de relax, sino que puedes encontrarlo en cualquier momento y lugar. Eso es lo que me parece espectacular de Nintendo Switch, que ha sabido cómo añadir valor a los juegos de una máquina portátil/híbrida en un mundo en el que cada vez los juegos móviles tienen más presencia.

Además, la Nintendo Switch tendrá uno de los mejores Mario de los últimos 10 años.

Power Bank de 10.000 mAh

Me sirve cualquier Power Bank, aunque mis favoritas son las de la marca Anker porque son baratas, buenas y simples. Por ese orden.

Nuestros gadgets se han convertido en vampiros electromagnéticos, y ahora nuestra obsesión (o al menos la mía) es que al final del día llegue con la batería suficiente para seguir haciendo Insta Stories. Sí, dramas del s.XXI.

Mi iPhone 7 Plus llega de forma sobrada al final del día, mi iPad Pro dura incluso un par de días de trabajo continuo y la Switch tiene unas tres horas o así de autonomía, pero no quiero quedarme jamás a medias; así que mi Power Bank siempre me acompaña junto con un cable lightning y un USB-C cuando uso la consola.

Además, los que tengáis un MacBook Pro (2016 en adelante), podéis cargar también el portátil con la Power Bank.

Cuando comencé éste artículo pensaba que los gadgets de los que iba a hablar eran exclusivamente productos de Apple, y aunque he dejado fuera cosas como mis AirPods (les dedicaré un artículo completo o una oda, más bien), estos son y serán mis favoritos. Al menos hasta que Apple saque ese rumoreado iPhone 8 o iPhone 7s.

2 comments
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.