Nintendo, no la falles esta vez

Ya sabemos qué es Nintendo NX, y su cambio de nombre a Switch y la sorpresa ha sido lo que llevábamos tiempo sabiendo: una consola híbrida que nos permite jugar con ella conectada a la tele como fuera de casa. Es la evolución lógica del Gamepad de Wii U y de todo el ecosistema que desde hace un tiempo Nintendo lleva montando. Además, este tipo de hardware le permitirá concentrar sus esfuerzos de desarrollo en una sola plataforma en lugar de diversificarlos en dos, como había hecho hasta ahora.

Además, junto con el anuncio de Nintendo Switch, la compañía quiso dejar claro que el mayor error que tuvo Wii U había quedado solucionado: el apoyo de las third parties. Esta vez no solo estarán Platinum Games, Sega o las habituales, sino que se apuntan al carro otras como From Software o Bethesda. Incluso en el trailer se pudo ver Skyrim en acción y hay que decir que luce espectacular.

Otro de los grandes errores de Nintendo con su consola de sobremesa Wii U -consola que yo adoro- fue una pésima campaña de marketing. Un naming equivocado, un branding equivocado, un target equivocado, un catálogo equivocado. Todo un error, se mire por donde se mire, de arriba a abajo. A día de hoy, hay personas que no saben que Wii U es una consola independiente de Wii.

Que Nintendo pasara de superar los 150 millones de unidades vendidas a no llegar a los 15 millones en su siguiente generación dice mucho del desastre que supuso la consola. Además, estas navidades la Wii U se queda sin un título propio al que jugar. Un lamentable RIP.

Nuevo hardware y…¿mismo software? Vimos un Super Mario, un Splatoon, Mario Kart… grandes nombres que llevan deleitando a los jugadores desde hace años (Splatoon es la única nueva IP de la compañía). Son juegos con ese encanto único de la compañía de Kyoto, juegos que entretienen tanto a grandes como a niños y que se mantienen frescos a pesar de los años. Nintendo Switch está pensada para que juguemos de una forma tradicional a los videojuegos, independientemente de donde estemos. Se bajan del caballo de la realidad virtual o de los 4K (según parece), dos campos por los que apuestan sus competidoras. E incluso son disruptores con lo que ya habían hecho hasta ahora despidiéndose de la doble pantalla simultánea (RIP familia DS, 3DS y Wii U) y también del 3D sin gafas que tanto me sorprendió con su anterior portátil.

Quiere dar un mensaje claro: esta consola sirve para jugar donde tú quieras. Y es un mensaje que no es nuevo porque desde hace tiempo ya sabíamos que esto iba a ocurrir. Incluso el mismo Iwata dijo una vez que los desarrollos de Wii U se les estaban atragantando debido a que tienen que mantener dos sistemas de hardware.

Microsoft también está apostando muy fuerte por ese “Play it Anywhere” o Playstation 4 con el “Remote Play” de PS Vita. Mientras que los de Redmon apuestan más por jugar siempre delante de una pantalla ya sea en el caso del PC o en el salón con tu Xbox, los de Sony se acercan más a la visión de Nintendo con un juega en tu casa con la consola de sobremesa y en la calle con tu portátil. Sin embargo, la apuesta de Sony no terminó de cuajar debido a que necesitas una conexión permanente a Internet para hacer un streaming de tus juegos desde la PS4.

Con Switch no hay streaming, ni conexiones, ni necesidad de dejar una base encendida en remoto. La esencia es simple: metes tu cartucho en la consola portátil y a jugar. Todo pinta muy prometedor para Nintendo con esta nueva máquina, sin embargo creo que pincha en dos cosas fundamentales: diseño y potencia.

Hablaré de la potencia primero. Después del anuncio de Switch, Nvidia subió en su blog que son ellos los que han metido la potencia en este nuevo cacharro, ni mas ni menos que su Nvidia Tegra con una arquitectura Pascal y bla bla bla (no sé que significa eso). Hablando claro: es más potente que la Wii U, lo cual no era demasiado difícil.

Para ser una portátil esto es una verdadera pasada, increíble. Pero, ¿qué ocurre cuando lo conectamos a la tele? Si los rumores son ciertos, ya que Nintendo no ha confirmado nada, al conectarla a la televisión, la base de carga ayuda con el procesamiento para ofrecer una mejor calidad en el juego. Si es así, ¿de cuánta calidad estamos hablando?

A mi personalmente me dan muchísimo igual los gráficos, pero seamos sinceros: al resto de jugadores no. Y si de nuevo estamos con una consola por debajo de las ya lastradas Xbox One y PlayStation 4 (no hablo entonces del modelo Pro), entonces los desarrolladores la abandonarán a medio plazo. Y volveremos a tener una Wii U.

Sobre el diseño, es una percepción más personal: la consola me parece fea. Fea con ganas. Desde el diseño, el nombre impronunciable, los mandos que se separan como si fuera un Transformer, etc. Llamadme antiguo, clásico o carca, pero a mi me gustan los productos bien acabados y esto me parece más un prototipo que un aparato de electrónica de gran consumo.

Entiendo lo difícil que debe ser para el diseñador de producto crear una máquina híbrida cuando no hay un referente sobre el que trabajar. Pero Nintendo nunca ha necesitado referentes porque siempre siempre han sido genios en esto: ellos han sido el referente.

Aquí nos encontramos con un hardware que se separa en multitud de piezas. Como poco tendremos 5: la pantalla por un lado, los dos mandos por otro (Joy-con), la base de unión de los joy-con para cuando estemos en casa, y la base de carga de la consola.

Me recuerda más a la tableta de Google Nexus 7 que a una videoconsola, pero quizás no haya mucho más margen a nivel de diseño, sobre todo si no queremos tener la monstruosidad de Gamepad de Wii U.

Un concepto que me he visto en Twitter y que me ha gustado (¡seguro que a Nintendo también!) es que los Joy-Con serán intercambiables, y nos los venderán como si fueran Amiibos. Cada juego podrá implementar el suyo como quiera, así un juego tipo Yo-Kai Watch podría tener esa simpática ruedecita o unos grips especiales para jugar a un Call of Duty.

Nintendo Switch podría triunfar por:

  • Juega donde tú quieras
  • Portátil y sobremesa, todo en uno
  • Desarrollos frecuentes de software de Nintendo
  • Alianzas con las third parties para que hagan juegos
  • Buena duración de la batería de la portátil
  • Multijugador local en la propia tableta

Nintendo Switch podría fracasar por:

  • Bajo rendimiento gráfico
  • Abandono de las third parties a medio plazo (consecuencia del punto anterior)
  • Precio. ¿Cuánto va a costar la experiencia completa?

Aún quedan muchísimas incógnitas sin resolver y que Nintendo irá desvelando con cuentagotas durante los próximos meses como son el precio definitivo de la consola y los packs, catálogo de juegos inicial con el que saldrá, si tendrá modos online y cuánto costará, qué tipo de chip monta y si la base sirve para algo más que para usar los Amiibos con NFC o cargar la consola.

De todos modos, tengo muchísimas ganas de que a Nintendo le vaya genial con esta consola y pueda remontar sus ventas, pueda cerrar unas cuantas bocas, y sobre todo que no se apunte al carro de vender hardware y olvidarse de lo que realmente importa: los juegos.

Si te ha gustado el artículo, dale al corazón de más abajo para que más personas puedan leerlo. ¡Te estaré muy agradecido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.