Pixel 3: Replanteando qué es Android

Esta es la tercera generación de uno de los proyectos más grandes de Google. Convencernos de que no solo son una empresa de servicios, sino que pueden ofrecernos software y hardware y competir con la gama alta en teléfonos.

Mis primeros pasos con Android fueron hace unos años con un Nexus 6P. La experiencia me gustó pero de algún modo sentí que no era un teléfono de gama alta, y más viniendo de un iPhone 6S, sino un intento por parte de Google de crear un producto con su versión de Android pura. Google mató Nexus y el espíritu que había detrás de crear teléfonos de gama media-alta con precios económicos orientados a desarrolladores.  Pero hace un par de años Google decidió dar el paso de convertirse en un fabricante de teléfonos de gama alta, o al menos con una etiqueta en el precio que indique eso. Ha querido competir directamente con el resto de fabricantes, no solo con Apple en el concepto de hardware y software unidos, sino también con el resto de fabricantes de Android como Samsung, Huawei, OnePlus, etc creando lo que ellos entienden por un flagship con Android.

El gran problema de Google era: cómo competir con el resto de fabricantes si el Android (en cuanto a sistema operativo ) que la compañía ofrece se la da a otros. El sistema operativo es común para todos los fabricantes, y a partir de ahí cada uno construye su capa creando características específicas en cada modelo.

La respuesta de Google fue simple: creando características específicas. Y así murió Android “de stock”.

De este modo no crean un teléfono con Android, lo que la compañía propone es crear “el flagship de Android”. Y eso ya son palabras mayores.

Como ya es habitual, los fabricantes ofrecen dos tamaños diferentes de dispositivos y lo mismo ha hecho Google con el Pixel 3 y Pixel 3XL. Han ido un paso más allá, y la diferencia entre estos no es solo de tamaño, sino también de diseño y calidades de los materiales. El modelo grande tiene un diseño más moderno con el famoso “notch” o ceja, y el modelo pequeño no tiene eso.

Yo me he centrado para hacer la review para YouTube en el modelo pequeño primero porque me gustan más los teléfonos pequeños, y segundo porque la ceja que Google ha implementado me parece una de las apuestas de diseño más feas que han salido este año en todo el mercado de teléfonos.

La pantalla del modelo “pequeño”, el Pixel 3 es de 5.5” y usa OLED y no me termina de convencer. Me explico: no es un OLED como el de Samsung o el de Apple, es un OLED diferente. Puedes ver un reborde en las letras negras sobre fondo blanco, puedes ver como el color se disocia en tono magenta por un lado y azul por otro.

Al principio me dio la sensación de que tenía la vista cansada y que quizás no estaba juzgando el teléfono correctamente. Así que decidí enseñar el teléfono a mi círculo cercano y preguntarles algo tan sencillo como “¿ves algo raro en la pantalla?” Al principio todos me decían que no, que se veía bien. Hasta que apuntaba “¿pero no ves un reborde alrededor de las letras?” y entonces como cuando te quitan una venda de los ojos, empezaron a verlo. Llamé a Google para preguntarles si mi pantalla estaba defectuosa y me dijeron que no, que era correcto y que se debía a la tecnología de pantalla que ellos empleaban.

Dejando de lado la pantalla, que más allá de la anécdota tampoco es mala, simplemente que a mi personalmente no me convence, decidí hacer una review en profundidad de la cámara del Pixel 3.

Toda la campaña de marketing del Pixel 2 se basó en las fotos modo retrato que hacía con una sola cámara gracias a su inteligencia artificial. El modelo del año anterior era increíble en cuanto a las fotos, y este año han repetido con este Pixel 3. Sin embargo el salto que antes existía del Pixel 2 con el resto de fabricantes en cuanto a imagen, ya no es tan grande este año con el Pixel 3 y el avance que han hecho los demás.

El modo retrato es muy bueno; pero se realiza mediante un post-procesado. Es decir, cuando aprietas el botón de “foto”, el teléfono hace una foto normal, no ves en la pantalla ningún efecto bokeh en tiempo real. Ves una foto normal, y después hace un procesado para calcular el efecto y hacer la foto con el desenfoque tan bonito para Instagram. Todo este proceso tarda unos segundos. Muy pocos, pero no es en tiempo real como el iPhone X.

Durante la presentación del Pixel 3, mostraron una foto de Central Park usando la característica nocturna con la que Google había dotado al teléfono. Y esta foto la compararon con otra realizada en el mismo punto por un iPhone XS.
Ya que vivo en Nueva York, me decidí a buscar la famosa roca en la que Google había hecho las dos fotos dejando tan mal parada la cámara del iPhone XS, y el resultado me pareció de lo más insípido posible: no existe esa diferencia exagerada que mostró Google.

Por dentro, esconde unas tripas bastante aceptables, tiene 4Gb de RAM y un Snapdragon 845. Para lo que están acostumbrados a las gamas medias-altas de Android 4 Gb les puede parecer poco. Pero no olvidemos que al final Google optimizará mucho su sistema para que funcione sin problemas. 
Aún así, incluso los fans de la gama Pixel esperaban mucho más de este teléfono, no tanto por fuera porque todo el aspecto del dispositivo había sido filtrado meses previos a su presentación, sino un interior más espectacular.


Al principio de este artículo comentaba que Google había dotado a su Pixel de características únicas aquí van:

  • Integración con Google Assistant al apretar los bordes del dispositivo
  • Carga rápida por inducción usando el cargador de Google específicamente creado para este Pixel 3 (usa el standard Qi pero lleva un bloqueo por software)
  • Información en pantalla si se usa con ese cargador
  • Información especial cuando alguien llama, incluso la posibilidad de responder mediante mensajes del asistente.

Valoración general

Si estás buscando una experiencia similar a la que Apple ofrece con sus iPhone, éste es sin duda el teléfono porque Google ha creado el Pixel 3 para que se lleve muy bien con Android. Además, Google mantendrá al día su teléfono con actualizaciones de seguridad, parches y pequeñas novedades para hacer que el Pixel 3 sea atractivo durante todo un año.

Sin embargo buscas una opción Android porque eres sensible al precio, definitivamente el Pixel 3 es un teléfono que puedes dejar escapar y esperar a que OnePlus anuncie algún nuevo terminal o incluso probar en la gama media de Nokia.

El Pixel 3, aunque es un buen teléfono y es la apuesta de Google durante su 2019, no deja de parecer una actualización perezosa de su Pixel 2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.